Evolución de las sillas elevadoras para viviendas

Evolución de las sillas elevadoras para viviendas

staircase-504399_1280

Las sillas elevadoras son una solución salvaescaleras para personas con problemas de movilidad reducida. Una forma eficaz de eliminar las barreras arquitectónicas que pueden encontrarse en cualquier edificio e, incluso, en viviendas particulares. Hoy en día, relacionamos estos aparatos con la evolución de la tecnología, sin embargo, no siempre fue así. La primera silla salvaescaleras de la historia que se fabricó en Europa en el año 1962, era rígida y uniforme. La movilidad de este prototipo era reducida, pero sin duda, supuso un avance en la búsqueda de una mayor libertad de movimiento para las personas con algún tipo de discapacidad física. En cualquier caso, la primera silla salvaescaleras de la historia era un lujo que muy pocas familias podían permitirse.

La década de los 90 fue una época crucial en la evolución de estos aparatos, los principales fabricantes de sillas elevadoras empezaron a cuidar detalles como su diseño y adaptabilidad. Comienza entonces a fraguarse el proceso de concienciación sobre la necesidad de alcanzar unas condiciones que permitan a todos los usuarios sentirse en igualdad, surge así la necesidad de eliminar las barreras arquitectónicas que impiden el acceso autónomo a las personas con problemas de movilidad reducida. En esta época aparecen nuevos diseños de soluciones salvaescaleras con prestaciones mejoradas. Surge así la silla salvaescaleras para tramos en curva o la preocupación por silenciar al máximo los motores de estos aparatos.

Actualmente, los precios que presentan las soluciones salvaescaleras son más económicos. Además, existe una gran diversidad de modelos en el mercado que permite la elección del sistema más adecuado para las necesidades específicas de cada usuario. La evolución de las sillas salvaescaleras ha sido notable con el paso del tiempo. Las innovaciones actuales van en la línea de optimizar el espacio, posibilitando la instalación de estos aparatos en huecos reducidos, sin obstaculizar el tránsito a pie. De hecho, hoy en día, algunos modelos incluyen prestaciones como el control remoto u otras funciones que contribuyen a garantizar las mejores condiciones de seguridad.

Los aparatos salvaescaleras ya cuentan con varios años de historia, lo que permite encontrar en el mercado sistemas que se instalan rápidamente y sin mayor dificultad. Aportando soluciones adecuadas para las personas con problemas de movilidad reducida, que recuperan su libertad de movimiento y su autonomía. La tecnología ha hecho posible la innovación de este tipo de sistemas que, sobre todo, han sufrido una gran transformación en cuanto a su diseño y adaptabilidad. Suponen un valor añadido para la calidad de vida de las personas que ven mermada su capacidad de movimiento. ImcaLift Elevación lleva décadas comercializando este tipo de soluciones salvaescaleras, trabajando para poder ofrecer la tecnología más adecuada, fabricando aparatos que suponen una ayuda indispensable en el día a día de muchos usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *