Elegancia en pequeñas porciones

Elegancia en pequeñas porciones

nevera coca-cola

En los siglos pasados, el uso de metales para decorar era único de las familias reales, símbolo de prestigio, lujos, poder y elegancia. Eran posiblemente usados de manera extravagante y tenerlos, era  un placer que muy pocos podían tener. Muchos años después, hacia la década de los 60, estos elementos como decoración, eran vistos como extravagantes y futuristas, la sencillez y el clásico estilo decorativo de la época, difícilmente aceptaba esta nueva tendencia en su hogar.

Después de décadas, los metales como el oro, bronce y la plata, han logrado tener su propio auge y han dejado atrás los años en los que eran difícilmente aceptados como decoración. Estos elementos muy fáciles de combinar, tienen la propiedad de actuar como colores neutros y continúan brindando elegancia en el hogar, siendo usados en pocas cantidades, para que no resulten agobiantes visualmente.

Cada metal tiene sus propiedades y diferentes niveles de resistencia a los daños y al paso del tiempo, cada uno también tiene una manera recomendable de ser usado, así su buen estado depende del cuidado que se le brinde.

El acero esta siempre en los utensilios de cocina, su extraordinaria resistencia al tiempo también los hace ideales para crear herramientas. Este no necesita protección especial y los acabados que logra tener, son una real obra de arte.

El hierro, aunque puede oxidarse fácilmente, es un material muy resistente y es ideal para acabados en casas de estilo rustico, por ejemplo, en las lámparas o aplicados al sostenimiento de enormes vigas de madera que suelen ser parte vital de esta decoración.

El bronce es ideal como acabado para esculturas o mobiliarios en el hogar, tal y como se hacia en siglos pasados.  Esta aleación va cambiando su color con el paso de los años, presentando así síntomas de oxidación. Es costoso de conseguir, por lo cual no se usa en grandes cantidades como decoración.

El latón es un maleable y por su facilidad de manejo, puede usarse en elementos decorativos que requieran precisión en acabados, por ejemplo pueden crearse elementos como porta-lápices, jarras, papeleras.

Los pequeños adornos en metales, como antigüedades, jarras, bandejas, portra-rretratos, entre otros interesantes elementos que pueden crearse a base de estos elementos, le brindaran un estilo elegante y lujoso a un hogar, sin embargo, de acuerdo al milenario Feng Shui, los elementos metálicos no deben estar cerca de la cama y su cabecera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *